27/03/2018

La integración digital aún no es una realidad

En un artículo publicado en La Nación el pasado domingo, se analiza la proporción de argentinos con acceso a internet, como así también la competencia de uso y la calidad de la señal. El saldo indica que no se pueden reemplazar las comunicaciones impresas sin excluir a una gran parte de la población.

Los argumentos usados son repetidos como un latiguillo: “cuidado ambiental”, “comodidad”, “rapidez”. Y, si bien la veracidad de cada uno es, cuando menos, relativa; hay un argumento que muchas empresas a favor de la digitalización omiten o ignoran: Uno de cada tres argentinos no tiene acceso a Internet.

En su artículo, La Nación destaca que “En buena parte del país, comunidades enteras no tienen Internet, están tecnológicamente aisladas, y muchas otras reciben ese caudal con cuentagotas.”

El propio Ministro de Modernización, Andrés Ibarra, reconoció públicamente que el 30% de los argentinos no cuenta con acceso a internet. Incluso dentro de la población que cuenta con internet, La Nación cita al propio Ibarra al explicar que “unos 3,5 millones de hogares -prácticamente la mitad de los conectados- tienen una banda ancha lenta.”

Resulta entonces una contradicción del propio Gobierno impulsar compulsivamente el envío de facturas y resúmenes de servicios por vía electrónica. Sin dudas, la integración digital es insoslayable y el sector gráfico deberá trazar un rumbo de conversión acorde a los cambios. En lo que tampoco caben dudas es que ese cambio no se puede realizar de un salto, porque causaría problemas mucho más graves que los supuestos beneficios que abogan: comunidades enteras excluidas del sistema y un incremento masivo de trabajadores desempleados.

No hay que tenerle miedo a los cambios, pero tampoco es prudente no reflexionarlos.

Ver artículo de La Nación
 



La realidad del papel - Destruyendo mitos de FAIGA Vimeo en Vimeo.
 


Preimpresión - AGFA / Fundación Gutenberg de Fundación Gutenberg en Vimeo.
 

Para ver ediciones anteriores
Click Aqui